Saltar al contenido
Los Chakras

Los contratos de la vida

Contratos Vitales

Tus contratos – Asegúrate que no te limitan

¿Has hecho algún contrato recientemente? ¿En esta vida?¿En otras vidas?  Por «contrato» quiero decir un papel cualquiera, una página de cuaderno, o una nota electrónica en que has escrito algo que deseas en tu vida. Algún acuerdo en lo que quieres manifestar concretamente.

 También puede tener la forma de ejercicios para la manifestación material, en forma de collages, fotografías o dibujos.

 Al hacer un contrato puede haber la sensación de expansividad… a final de cuentas los hacemos para mejorar la vida.

 Algunos contratos los hacemos con otras personas, como en matrimonios, contratos de trabajo, hipotecas de casa, rentas, préstamos….

 Si das un paso atrás y observas las palabras, situaciones y creencias limitantes en los contratos, y procesas todo eso, puedes de verdad expandir tu vida.

 Incluso si son contratos con terceros, que sientes que son «injustos» o inadecuados ahora, o si estuviste forzado a sacar de ello lo mejor posible. Si ahora te sientes infeliz con ese contrato, es posible cambiar la situación sólo con sentarte a procesar las emociones negativas que te producen: les permites ser y estar, dejas que se expandan, les infundes luz y amor, las liberas….  Si no lo has hecho ya, mira el vídeo de YouTube para limpiar las energías negativas:








Ahora bien, los contratos adquiridos por ti es posible limpiarlos, revisarlo y re-escribirlos, y volverlos a firmar.

 Aquí, una lista de posibles contratos limitantes:

  •  1. Dentro de una relación amorosa, un contrato que menciona el NOMBRE de la pareja. Esto es algo que pesa mucho energéticamente. Aún si de verdad deseas manifestar la relación o mejorarla, al ponerle un nombre a la persona de tus sueños, estás limitando al Universo. Por ello, si tienes un nombre escrito, puedes borrarlo, o quitar la fotografía, deshacerte del objeto relacionado, y sustituir todo ello con una descripción de lo deseable para ti. Si describes a tu «persona ideal» asegúrate de que no se trata de una persona en particular… Sólo te concentras en la sensación feliz, alegre o satisfactoria al imaginarte ya con ese ideal.
  •  2. Cualquier contrato que especifique cosas que harás para tener algo. Si eso que deberás hacer se te dificulta crecientemente, o si involucra a otras personas para hacerlo (por ejemplo, un contrato de renovación ambiental o remodelación de tu hogar que apoye tu vida) y de hecho vives con otras personas que no cooperan, o que se niegan a hacer la renovación. O si no tienes los medios económicos, entonces cambia el contrato contigo de manera de hacerlo viable para ti y poder vivir en un espacio totalmente sustentador, bello, seguro; un hogar que te apoye al máximo.
  •  3. Un contrato que dice cómo has de acceder a la abundancia, riqueza material, éxito profesional, fama en tu carrera como artista por ejemplo, o en tu profesión o actividad.  No limites esto a una sola manera, excluyente de otras maneras.

 Si es así, elabora dos contratos. En uno especifica que tendrás acceso a múltiples modos de acceder a fuentes de ingresos. Y la intención de acceder profesionalmente a la satisfacción, alegría, bienestar con tu carrera o en tu actividad profesional a cada momento.

 Estos son ejemplos que te dan una idea de cómo nos hemos limitado, y de cómo ir más allá de esas limitantes en los nuevos contratos.  Observa incluso los ejercicios limitantes para la manifestación, y documentos varios, y asegúrate de limpiarlos de energías y vocabulario limitantes en ellos.

 Luego observa cómo se van expandiendo, junto con tu vida.

 Una manera de asegurarte de que algún deseo, actividad, contrato… no sea limitante para ti es llevando a cabo un ejercicio de Metas u objetivos, para «poner a prueba» diferentes resultados posibles y obtener información precisa para lograr lo que buscas sin que incluyas factores limitantes para ti.