Saltar al contenido
Los Chakras

El cuerpo del Dolor


 Las contracciones energéticas generan severa disfunción física o emocional.


 Por medio de nuestra experiencia en Medicina Oriental, hemos llegado a ver al ser humano como a un campo electromagnético que se puede llenar con estratos de energía innecesaria estancada. Esta energía le llamamos Carga Emocional Negativa/CEN.


 Eckhart Tolle, el autor del libro The Power of Now (El Poder del Ahora), llama a estos estratos de energía acumulada, «Cuerpo del Dolor» (Pain-Body) y lo describe «como casi una entidad con su propia agenda» que se aloja en nosotros y usa a nuestro fuerza vital.

Cuando esto sucede, las células de nuestro cuerpo que guardan el dolor físico o emocional del pasado, funcionan en un modelo de supervivencia que “no es real para nadie más excepto para la persona que lo mantiene”. Cuando hay dolores no resueltos, esto causa estancamiento de energía en algún lugar del campo electromagnético humano e impide el flujo de la fuerza vital.

Con frecuencia esto ocurre en el órgano, la articulación o el músculo más relacionado con dicha área del campo energético.


 Hemos observado también que la energía estancada literalmente parte y subdivide al campo electromagnético humano en compartimientos estancos sin posible comunicación entre ellos, creando un estado interno de fragmentación que genera en si mismo mucha incomodidad. Cuando los dolores del pasado no son transformados en forma consciente, si saberlo, estamos permitiendo que se acumulen mas estratos de CEN haciendo la situación todavía más difícil y compleja.


 Por ejemplo: “te sientes enojado y frustrado contigo mismo después de lastimarte el tobillo cuando te apurabas tratando de llegar a tiempo a tu trabajo. Te enojas por no poner más atención a tu caminar y quizás te culpas diciéndote cosas como; Siempre estas atrasado. Te lo mereces por idiota!, siempre haces lo mismo!, te acuestas tarde y después no te puedes levantar a tiempo.»


 Ahora no solo sientes el dolor físico que es real sino también le agregas el enojo, la culpa, el miedo, el juicio y la auto condenación. Así, este proceso puede seguir interminablemente!
 Tapas Fleming, (acupunturita) en su libro «Puedes Curarte Ya»- dice que en el momento en que ocurre un trauma (físico, mental o emocional), podemos tener la sensación que la vida es insoportable y le decimos que NO a cualquier cosa que nos esté pasando.- Algunas variaciones son- «Esto no puede estar pasándome a mi», o «porque a mí?», o «Esto es demasiado para que yo lo soporte», o «Si esto ocurre, no lo sobreviviré»- La implicación interna es -me encargare de esto mas tarde. Lo enfrentare cuando me sienta capaz o cuando no me sienta tan amenazado/a.


 Generalmente, dejamos a un lado lo que no queremos enfrentar ahora y la energía del dolor irresuelto se queda con nosotros. Podemos tratar de distanciarnos de lo ocurrido pero la experiencia actual con la CEN está detenida e irresuelta en nuestro campo electromagnético. Otro modo de responder es el de negar que el trauma sucedió. «entre mi madre y yo todo está bien, no hay ningún problema», o «fue una pavada, cosa de chicos».
 Sin embargo, cuanto más tratamos de mantener la CEN encerrada en el pasado más nos fragmentamos y mas tratamos de contactamos con ella.


Cuantas más situaciones de dolor o trauma se mantienen irresueltas en nosotros, mas limitaciones vamos a encontrar en nuestras vidas. Las contracciones energéticas sofocan y reducen la carga emocional positiva/CEP proveniente del cuerpo de luz.

Esto resulta en severa disfunción física o emocional. La disparidad entre la CEP y el cuerpo del dolor es tal que las actividades naturales se afectan profundamente. Piensa por un momento en la cantidad de energía vital que lleva mantener esas cargas guardadas en las células todo el tiempo! Imagina por un momento como te sentirías transformándola y haciéndola disponible para simplemente vivir tu vida tal como se presenta, sintiéndote en paz, libre y saludable!
 

Cuando transformamos la información guardada en la memoria celular no borramos la memoria. Lo que se transforma es la carga que no se proceso en el momento en que el trauma o dolor ocurrió, dejando así que la energía vital de las células sea utilizarla en la sanación y transformación necesaria.

 La ignorancia de si es causa fundamental del sufrimiento – El Buda


 Desde muy jóvenes aprendimos a resistir nuestros sentimientos y emociones cosa que nos afecto en forma negativa emocional y físicamente. Lo hicimos porque no sabíamos lo que hacíamos y porque imitábamos a otros que creíamos que si sabían lo que hacían (nuestros padres, familiares, maestros, religiosos, programas de televisión, revistas, etc.)

Cada vez que discriminamos un sentimiento estamos resistiendo su existencia. Así, tratamos de cambiarlo por algo que se parece mas a nuestro propia imagen de como las cosas deben de ser. Cuando resistimos nuestra vida en el presente y la existencia de los sentimientos presentes, no los podemos digerir y como consecuencia se quedan estancados energéticamente en nosotros esperando ser digeridos algún día.


 Como la carga emocional negativa se guarda en nuestro sistema cuerpo-mente, creando al cuerpo del dolor (Pain-Body)


 El cuerpo del dolor es la acumulación de sentimientos emocionales que fueron resistidos en el momento en que sucedieron. No nos permitimos sentirlos allí, y en muchos casos, ni siquiera hemos reconocido el hecho de que sucedieron.

Quizás nos propusimos hacerlo alguna vez en el futuro cuando se mejoraran las condiciones en que nos encontrábamos y ese momento nunca llego. En consecuencia, nunca fueron digeridos o procesados. Para entenderlo con más claridad, obsérvalo como un proceso similar al que sucede cuando tenemos una indigestión: la comida se queda estancada y fermenta o pudre en el tracto digestivo, intoxicando la sangre y así a todo el organismo.

La expulsión de esa materia toxica es necesaria para que la transformación del estado suceda y la salud sea re-establecida.
 El cuerpo del dolor es un campo energético interno que actúa casi como una entidad separada que tiene su propio programación.

Este campo energético de creencias y decisiones que hicimos respecto a nosotros mismos alguna vez en el pasado, controla nuestras reacciones cuando «algo nos mueve» o «alguien nos aprieta el botón» en el presente. A veces el evento que estimula al cuerpo del dolor en nosotros es una pequeñez y los otros no comprenden nuestra dramática y desproporcionada reacción.

Este proceso se retroalimenta a si mismo produciendo mas negatividad en nuestros pensamientos, atrayendo así mas circunstancias negativas a nuestras experiencias.


 Lo que nutre el cuerpo del dolor es la inconsciencia de si mismo


 Debido a la falta de conciencia de nosotros mismos que habitualmente tenemos, no queremos tener nada que ver con el dolor. En realidad no sabemos como hacerlo. Todo lo que se nos enseño es a escapar de el y a pelear o acusar a otros cuando sucede. Ha habido hombres y mujeres en la historia de la humanidad que supieron como hacerlo. La crucifixión de Jesucristo fue uno de los tantos ejemplos de la transformación del dolor a través de aceptación total y profunda de lo que le sucedía. Después de perder todo lo que tiene valor en nuestra cultura, como popularidad, reconocimiento y lealtad, el fue apedreado, torturado, juzgado y crucificado como a un criminal más.


 El cuerpo del dolor se puede transformar cuando la carga emocional estancada en el sistema es reconocida y sentida en toda su magnitud. En el entrenamiento del Proceso CMR- Cellular Memory Release, aprendemos a transformar al cuerpo del dolor, transformando la CEN creada por la resistencia y los sentimientos de separación, culpa, autocrítica negativa y la falta de perdón hacia nosotros mismos.

El dolor-sufrimiento por el Maestro Korwo

Cuando una persona tiene dolor-sufrimiento es porque en una circunstancia de su vida no ha aprovechado la experiencia para una evolución, ve un abismo enorme entre la personalidad que está realizando en su encarnación y su Ser, así es la conciencia Crística cuanto más te apartas de ella, mayor es el dolor-sufrimiento.

El dolor-sufrimiento aparece porque no encuentra una respuesta que le ayude en su evolución, por tanto a medida que la personalidad entra más en contacto con el Ser el dolor-sufrimiento va decreciendo, e irá aumentando su estado de felicidad, la diferencia entre estado y sentimiento es que el estado es una forma del Ser. Mientras que el sentimiento es una interpretación errónea de  un estado del Ser, ya que un determinado estado da diferentes sentimientos pero volviendo al dolor-sufrimiento vale decir que es el resultado de las involuciones de los aprendizajes de las encarnaciones.

El dolor-sufrimiento tiene diferentes formas de aparecer, dando rienda suelta al Ego para comandar mediante el miedo a la personalidad de ese Ser en encarnación.

La función especifica del dolor-sufrimiento es la búsqueda de un nuevo camino que nos conduzca a nuestro verdadero Yo. Esto viene fomentado por los errores que cometen los seres en la excesiva transigencia ante aspectos que le apartan de su Ser.

Esto no quiere decir que los seres tengan que soportarlo, tan sólo es la máxima representación de ese abismo entre la personalidad y el Ser.

Veamos pues los casos más comunes donde se esconde el dolor-sufrimiento, adicciones de todo tipo, apariencias, llamadas de atención, miedo en todos sus niveles, depresiones,  y alguno más.

Otro factor que viene de la mano de los errores son las expectativas que se forma la gente como medio para poder alcanzar a su Ser, piensan que un estado de felicidad pasajera es suficiente para alcanzar esa magnificencia del Ser, es evidente que es un error ya que esa felicidad que se ha creído alcanzar es más un sentimiento de entusiasmo que la verdadera felicidad.

La felicidad está en el corazón de cada uno de vosotros, sólo tenéis que dejarla crecer, todos los seres de Luz pertenecientes a la Gran Hermandad Blanca están para ayudaros a ver esa Luz de felicidad, que no es más que una parte del gran Creador, de Dios Todopoderoso, así que desde aquí os invito a que dejéis de lado vuestros rencores y deis paso a vuestra Luz, dejadla que fluya y que se extienda más allá de vuestros corazones.