Saltar al contenido
Los Chakras

Los Chacras, tomando conciencia de ellos

TOMAR CONCIENCIA DE LOS CHAKRAS

  Analizar lo que esta sucediendo en tus chacras puede convertirse en un potente modo de contactar con tu mente, cuerpo y espíritu.  Si tu chacra raíz está poco activo, existe la posibilidad de que te encuentres insatisfecho/a con el tamaño o forma de tu cuerpo o tal vez sientas que no controlas tu vida. Por el contrario si se encuentra hiperactivo, puedes explotar de furia ante la menor provocación.  

Cuando la energía del chacra sacro está baja, incitará a que no disfrutes de un solo momento de tu vida. Si se encuentra hiperactivo podrás llorar de frustración.  La inactividad del plexo solar hará sentirte impotente en situaciones de presión y percibirás una sensación de «mariposas en el estómago».

Hiperactividad en los chacras

La hiperactividad te convertirá en dominante y/o obsesivo/a por el control.  Cuando tu chacra corazón se encuentre poco activo, sentirás que late de forma irregular. (Siempre descartando cualquier afección coronaria).

Cuando este chacra se encuentre hiperactivo sentirás que te pones colorado o tu pulso se incrementa.  Cuando el chacra garganta está poco activo te impedirá decir la verdad, inclusive puedes tartamudear o temblar. Su hiperactividad te hará hablar sin pensar y en ocasiones pronunciar palabras hirientes.  

El chacra del entrecejo poco activo hará que no consigas visualizar ni organizar tu vida adecuadamente. Si experimentas pesadillas, lo mas posible es que se encuentre hiperactivo.  El chacra corona poco activo no te permitirá pensar claramente. Por el contrario si pretendes alcanzar objetivos sin antes planteártelos y verlos desarrollar en tu mente, el chacra corona se encuentra desequilibrado.

En esta encarnación, habéis escogido encontrar, vuestros centros de energía, allí donde moran la vida y el amor en vosotros mismos.

Habéis elegido encontraros a vosotros misinos y encontrar en vosotros, no sólo las memorias de esta vida que permitan la apertura o el cierre de vuestros  centros de energía, sino también las memorias de otras vidas que pueden afectar y dificultar, en esta reencarnación , la circulación de la vida en vosotros mismo. Sois la vida. Sois la encarnación de vuestra alma el templo que es cuerpo físico y, todos vuestros cuerpos sutiles.

El Árbol de la vida

Sois el árbol de la vida, ese canal cuyas ramas y hojas, están dirigidas hacia el cielo, del cual se nutre, y cuyas raíces toman su fuerza, y su  savia, de la tierra.  Estáis habitados por una estructura espiritual necesaria y totalmente adaptada a vuestra encarnación.

Esta estructura existe a través de la envoltura física. En primer lugar, está constituida por ese canal vibratorio llamado sushumna.  Este canal acoge la energía kundalínica, que es vuestra energía de vida, que es la energía espiritual natural a vuestra esencia divina. Esta energía demuestra totalmente que sois divinos y que vuestra naturaleza profunda  es la divinidad.  Esta estructura espiritual alberga también los centros de energía llamados chakras, que pasan a través de la sushumna en la que se enraízan.

Los chakras son como soles cuya única radiación es el amor. La naturaleza profunda de cada uno  de vuestros chakras es el amor de lo divino, pues vuestros chakras son alimentados por el fuego kundalínico, esa energía divina que os habita. Vuestros chakras son la expresión de la divinidad. Son tan naturales como vuestros dedos de los pies, vuestros dedos de las manos o vuestros ojos. Forman parte también tan sutiles como todos vuestros cuerpos sutiles. Son también tan tangibles como vues­tra envoltura física. Su función es llevar la realidad de la expresión de vuestra divinidad a la realidad de vuestra encar­nación.

Aceptar vuestros Chakras

Vuestros chakras son estructuras completamente na­turales. No tienen nada de extra, fuera de lo ordinario.  La energía kundalíuica, la energía espiritual, la energía de la vida, la energía divina, el fuego sagrado divino que os habita es también natural, y alimenta así a todos esos soles. Vues­tros chakras son expresión y receptividad, los dos, constante­mente los dos, se expresan y reciben, emitiendo, se expresan y reciben, dando y recibiendo, transmitiendo y recibiendo, transmisores, emisores y receptores.

Vuestros chakras son vuestras antenas, vuestros centros de  comunicación.  No hay ningún chakra menos noble que los demás. Todos ellos son sagrados, todos son divinos, todos están alimentados por el fuego del amor. Algunos de esos chakras están en relación directa con la Tierra, pues esa Tierra que os sostiene también es sagrada. Algunos de vuestros chakras están relacionados con los chakras circundantes que los envuelven, también completamente sagrados.

Y algunos de vuestros chakras están relacionados con los planos celestes, siendo los planos celestes también completamente sagrados. Sois únicos, cada uno con vuestra autenticidad, en la verdad que es la vuestra. Esa fuerza espiritual circula a través de vuestro canal, de vuestros chakras

Permitís la unión de lo terrestre con lo celeste. La parte de la estructura espiritual que permite esta unión en vosotros es vuestr canal sushumna y los soles que son vuestros chakras. No estáis en absoluto separados de la energía divina; la transportáis.

Todo vuestro ser está estructurado para transportar la llama divina… para transportar el amor.  Tenéis siete chakras principales, los chakras  primarios, más largos, directamente relacionados con la sushumna; son los chakras de la base, del hará, del plexo solar, del corazón, de la garganta, de la conciencia (tercer ojo) y de la corona.  Tenéis los chakras secundarios, más externos, que están siempre en línea directa con los chakras principales.

Los chakras secundarios de las caderas, de las rodillas, de los tobillos, de cada uno de los dedos del pie y de sus articulaciones, es­tán relacionados con el chakra de la base. Son su continuación. Así mismo, tenéis los chakras secundarios de los hombros, de los codos, de las muñecas, de los dedos y sus articulaciones, que están relacionados con el chakra del corazón. Son su prolongación.

También relacionados con el chakra primario del corazón físico, se encuentran otros dos importantes chakras secundarios: el chakra del timo (el corazón karmico) y ese nuevo chakra que está en vías de desarrollo que llamamos «el corazón espiritual», situado a la derecha en línea recta con vuestro corazón físico y con vuestro timo.  Los chakras largos están directamente relacionados con vuestras glándulas. Vuestras glándulas son puertas vibratorias de energía. Si, vuestras glándulas son la unión entre la estructura espiritual y la estructura fisiológica, llamada funcional, de vuestra estructura física. Tomad conciencia, vuestras glándulas ejercen de vínculo entre vuestra estructura espiritual y vuestra humanidad.

Sois uno con vuestro ser

Vuestras glándulas ejercen de vínculo entre la energía del cielo y la energía de la Tierra. Este vínculo se realiza desde los chakras hasta las células de la envoltura física. Así, todos vuestros órganos internos, todos vuestros miembros, todas vuestras articulaciones, están ligadas a la estructura de vuestros largos chakras dentro del canal central sushumna.  No  existe absolutamente ninguna separación entre el ser espiritual que sois y cl ser encarnado que  Sois.

Sois Uno, constantemente uno. No existe absolutamente ninguna separación entre vuestros chakras y vuestra estructura física  que maneja la energía de vuestra Personalidad y de vuestra alma. Vuestra estructura física influencia y es influenciada por un sistema de retorno en bucle de vuestras glándulas. El lenguaje de vuestras glándulas se expresa a través de la desembocadura de las hormonas en vuestra sangre, directamente  relacionadas con vuestras emociones y con vuestros estados de ánimo.  Todo está relacionado.

Un chakra disfuncional influencia las glándulas que están asociadas a él. Estas glándulas van a transmitir  la disfunción del chakra vertiendo sus hormonas  en la sangre. Una tasa elevada de hormonas en vuestra sangre influencia a todos los otros sistemas de vuestro cuerpo y también a vuestra psique. Todo concuerda: las estructuras energéticas , física y psíquica conforman una sola estructura constantemente unida. No existe ninguna separación.